Temperatura en la crianza de pollos

Calefacción en la crianza de pollos

Si la humedad relativa es alta, es decir que alcanza o supera un ochenta por ciento, entonces la temperatura debe bajarse rápidamente después de los 16 días de vida para no afectar el desarrollo de los polluelos.
Si la humedad relativa es baja, del cuarenta por ciento aproximadamente, entonces la temperatura puede mantenerse más alta, sin producir efectos negativos en el desarrollo y la conversión alimenticia.

A la hora de comprar criadoras hay que tener en cuenta que éstas vengan equipadas con un termostato. Hoy en día se utilizan termostatos centralizadores de la temperatura para regular el calor dentro de la criadora.



El productor debe contar con un termómetro digital para controlar la temperatura dentro de la criadora de pollos y en las diferentes ubicaciones de la instalación. La criadora debe mantener su temperatura pareja donde se encuentran los animales. Sin dudas, el pollito es la mejor indicación de si la temperatura es adecuada en el lugar.
Para aquellos emprendimientos que sexan el pollo, es importante que a los 38 días el macho cuente con un buen plumaje. Si se mantiene una temperatura alta, entonces se produce el retraso de la salida de plumas conocidas como las de “segunda generación”. Para los machos se debe disminuir la temperatura de 1 a 2 grados en forma ligera, pero gradual luego de los 2 días de edad. Si se disminuyen aún más esas temperaturas, se puede producir una desalineación en la uniformidad de los pollitos a causa de un síndrome de frío.

En aquellas partes del mundo donde el invierno es muy duro, la calefacción debe ser utilizada hasta los 21 a 28 días de vida de los pollitos. Lo ideal es conseguir un equilibro entre la temperatura a la que están expuestos los animales y la ventilación que se provee en el establecimiento. Si se utiliza una minicarpa, entonces el productor tendrá que manejar las cortinas del interior del galpón para lograr una temperatura adecuada y una ventilación óptima para la cría. Durante la estación del verano, donde la temperatura ambiental es más alta, la calefacción de la criadora debe utilizarse de 7 a 12 días.

El buen manejo del consumo de gas por pollito es de vital importancia para lograr un costo de calefacción que sea lo más económico posible. Los métodos de calefacción varían enormemente: se pueden encontrar turbocalentadores, criadoras de alta presión de gas y criadoras de baja presión y combinaciones de ambas.

Formas de Recepción en la crianza de pollos

Cuando hablamos de criar pollos, es de vital importancia el primer día del pollito bb ya que este marca el comienzo de nuestra crianza y según como actuemos tendremos los mejores resultados al final. Existen dos maneras de recibir a los pollos bb en el establecimiento cuando tienen tan sólo un día de vida:

Recepción crianza de pollos FORMA 1

Se puede recibir a los pollitos colocándolos en un círculo de protección, cuando se desea mantener una buena temperatura directamente debajo de la campana, focalizando y evitando la pérdida de calor.
Un círculo de protección que mida de cincuenta y cinco a sesenta centímetros de alto puede ser útil para proteger a los recién llegados de las corrientes de aire y mantenerlos lo más cerca posible del calor, el agua y la comida. Durante los primeros tres a cinco días es necesario llevar a los pollitos bb bajo la campana, para que se mantengan a buena temperatura y así lograr evitar muertes indeseadas.

Se puede comenzar con la recepción de 100 pollitos por cada metro cuadrado. A medida que pasen los días se irá ampliando el espacio. Si el productor decide empezar con 500 animales por círculo, entonces éste debe tener unos 2.5 metros de diámetro; en caso de la cantidad sea de 1000 pollos, entonces se deberá aplicar diámetro de 3,5 metros para recibirlos el primer día de vida.



Recepción crianza de pollos FORMA 2

Esta forma se basa en la crianza de pollos de cría en un lugar de dimensiones reducidas. Lo más importante que debe lograr el productor, es asegurar que los animales reciben el calor adecuado durante los primeros días de vida, especialmente en la época invernal. La mejor manera de disminuir la incidencia de ascitis es lograr garantizar el calor necesario durante los primeros catorce a veintiocho días de vida.
La forma de hacer esto con poca inversión de capital y con un buen rendimiento técnico, es recibir a los recién nacidos en una carpa pequeña, manteniendo así una temperatura constante mediante el uso de termostatos.

El productor puede comenzar alojando 50 pollitos sueltos por metro cuadrado en la minicarpa (también lo puede hacer en círculos). La ventaja que ofrece una mini carpa es que posee un techo falso compuesto de material plástico grueso, con una altura de unos dos metros y medios, evitando así que el calor se disipe, ahorrando energía suficiente evitando el desperdicio de gas. Entonces el establecimiento va a contar con dos ambientes: uno en el medio del galpón donde estarán los pollitos de cría rodeados por una mini carpa y uno que va a estar comprendido por fuera de la pequeña carpa y que comprende los costados del galpón.

Para renovar el aire es necesario elevar la cortina interna, para que de esta manera pueda ingresar el aire que está dentro del galpón, evitando así corrientes de aire que puedan venir desde el exterior.